Logo Carla Acebey de Sánchez

ARTÍCULOS

Ser feliz es de valientes

Tienes que atreverte a ser tu para ser verdaderamente feiz

La felicidad es para valientes, es una frase que se me ocurrió hace un tiempo. Al mencionarla en mis talleres varios participantes se sienten movidos. Uno de ellos comentó que se dio cuenta que no se había atrevido a ser feliz. Decía que había esforzado tanto en complacer a otros, que se había olvidado buscar esa felicidad que tanto anhelaba. Si te sientes identificado, este artículo puede interesarte.

El camino a ser feliz.

Muchas personas dicen que ser feliz es una decisión. Yo estoy de acuerdo con ello, pero también sé que es un recorrido único para cada persona.

Desde niños nos han dicho que nos van a amar si hacemos tal cosa o cual cosa. También señalaron que nos van a dejar de querer porque fuimos malos comportándonos de determinada manera. Así, miles de ejemplos que nos fueron condicionando a que recibiríamos amor sólo si actuábamos de acuerdo a lo que esperaban de nosotros. De esta forma fue como aprendimos a encajar, a cumplir con los demás y a dejarnos de lado.

Por otra parte, en estos tiempos vemos las redes, hay un montón de fotos de gente mostrando que son felices cuando muchas veces es sólo una pose. Las redes sociales son una nueva forma donde podríamos estar comparándonos y tratar de encajar, perdiendo nuestra individualidad y así la posibilidad de ser felices verdaderamente.

Creo que parte de nuestra tarea como adultos es deslastrarnos de tantos condicionamientos y buscar lo que realmente nos llena de dicha. Para algunos puede ser la música, para otros el baile, bien sea como pasatiempo o a lo que dediquen sus vidas. Para otros una carrera convencional y crecer dentro de una corporación es su gran sueño, mientras que hay quien realmente prefiere centrarse en la familia.

Descubre lo que te hace feliz

El camino a ser feliz pasa por un proceso de autoconocimiento para saber lo que te hace bien y le agrega valor a tu vida. ¿Qué clase de amigos te gusta? ¿Adoras las mascotas? ¿Eres una persona citadina o más bien te gustan los lugares más tranquilos? ¿Crees que puede llenarte enormemente explorar el mundo o preferirías establecerte mayormente en un lugar? ¿Cuál es tu preferencia sexual? ¿Quieres tener hijos? ¿Te gusta practicar algún deporte? Son muchas las preguntas que puedes hacerte para ir encontrando tu forma ideal de vivir. Y a veces es necesario probar con la experiencia, porque puedes suponer que algo que gusta pero hasta no experimentarlo, no estarás seguro.

Atrévete a elegir lo que alegra tu vida.

Una vez que sabes lo que te hace feliz, el otro paso es tener la valentía de decidir acorde a eso. Tal vez para algunas personas, incluso seres queridos que te importan, puedan pensar que estas equivocado. Pero ¿quién está dentro de ti para saber lo que te llena? Entonces debes ser valiente para ser fiel a ti. Mantenerte firme y coherente. Dar un paso a la vez en dirección de tu plenitud es una responsabilidad únicamente tuya.

Ciertamente, esa anhelada dicha, no se construye de un día para otro, pero te aseguro que si eres coherente, lo lograrás. Llegará un momento cuando te sientas plena(o) y mires hacia atrás sintiendo orgullo por tus elecciones.

Lo que puede ayudarte a encontrar esa felicidad:

1.- Buscar el sentido de tu vida, eso que llaman tu propósito. Usualmente está relacionado con un servicio que prestas, en el cual usas los dones que Dios te dio y te generan tanta alegría, que igual lo harías si no recibieras pago por ello.

2.- Ser honesto(a). No temas decir tu verdad si es necesario. Recuerda, tu verdad no es la verdad. Tú tienes un punto de vista que es válido para ti. Así que si por ejemplo te invitan a bailar y eso no te gusta, puedes ser firme y gentil al mismo tiempo diciendo: No, gracias.

3.- No tratar de convencer a nadie. Así como tú no tienes que encajar en el molde de otro, no es preciso que los demás estén de acuerdo contigo. Si un ser querido te dice que estás equivocado, puedes responderle que respetas lo que dice y que tú crees que ese camino es el correcto para ti. No desperdicies tiempo ni energía buscando aprobación.

Al leer todo lo anterior podrías pensar que si te comportas de esta manera, serás una persona egoísta pasando por encima de otros. No estoy de acuerdo. Yo creo que la esencia y naturaleza del ser humano es la bondad. Y cuando eres feliz, espontáneamente quieres compartir esa felicidad y todo lo bueno que brota de tu corazón con los demás. El mundo será un mejor sitio si tu eres feliz y ofreces esa energía al colectivo.  Así que no temas y ve en busca de esa felicidad que quieres y te mereces. ¡Vamos!

¿Eres feliz con tu edad?

De la culpa a la responsabilidad

Autor: Carla Acebey de Sánchez

Mujer, esposa, madre y empresaria. Renacedora profesional, certificada para liderar seminarios del Proyecto Internacional de Autoestima y coach de autoestima, actualmente ejerce como consultora organizacional y facilitadora en talleres, seminarios a grupos y sesiones individuales.