Logo Carla Acebey de Sánchez

ARTÍCULOS

Emigrar buscando una vida nueva

Muchas personas no se sienten satisfechas con la vida que llevan en su país y ven que mudarse es la forma de crear una nueva vida. ¿Es eso lo que crees? Si es así sigue leyendo que puedo ayudarte a mirar esto con más profundidad y a que tu experiencia sea mejor.

La partida de mi sobrino buscando una vida nueva.

Hace unos días partió de Venezuela uno de mis sobrinos. Se fue a Holanda, buscando un mejor porvenir. Teníamos en casa esa mezcla de sentimientos, alegría porque está yendo a llevar a cabo sus sueños y la añoranza porque no lo veremos en un tiempo.

Reconozco su valentía y la de su novia con quien se fue. Reconozco el valor de todo aquel que decide ir y soltar lo conocido. Definitivamente cambiar de idioma, del clima del que estás acostumbrado, dejar la familia y tantas otras cosas que se quedan en el país de origen es digno de ser reconocido.

Y puede ser que no sea en otro país, pero definitivamente la felicidad o el alcanzar los sueños no está en la comodidad de la zona de confort.

Otra historia de una vida nueva

Recientemente mi querido Bob Mandel compartía cómo la migración de su abuelo de Rusia a Estados Unidos había cambiado toda su historia, aún cuando él no estaba siquiera en los planes. Él sentía que ese momento donde su abuelo partió en un barco a territorio desconocido, sin siquiera hablar el idioma, fue de las mejores decisiones que tomó y eso le permitió a Bob vivir en el lugar que tanto ama.

Mis consejos para comenzar una nueva vida en otro lugar.

1.- Asegúrate que ese es el movimiento que tu alma te pide.

Por favor recuerda que las circunstancias externas influyen, pero no son las que definen ni tu felicidad ni tu éxito. Tengo muchas personas en terapia que me dicen que pensaban que si se iban del país iban a tener un resultado distinto, pero resulta que siguen arrastrando el mismo problema que tenían de prosperidad, de relaciones o cualquier otro. Esto ocurre porque tu mundo interior es lo que hace que mires y atraigas experiencias en tu vida. Claro que tienes el derecho de buscar una nueva vida donde quieras, sólo que si tú sigues siendo la misma persona, reproducirás las mismas experiencias así estés a miles de kilómetros de distancia de tu sitio de origen.

2.- Vete en paz.

Incluso en el caso de aquellas personas que sienten que prácticamente están huyendo de su país, es preciso que se reconcilien con ese lugar. En el caso de mi amada Venezuela, a veces la gente se molesta con ésta, aunque en realidad no es el país el responsable de la situación.

En cual sea de los casos, estamos condenados repetir situaciones no aprendidas si no cerramos con paz y gratitud en el corazón. Y eso ocurre tanto con las personas como con un país. Así que ojalá llegues a esa sensación de tranquilidad antes de irte. Si no sabes cómo hacerlo, por favor pregúntame, yo puedo ayudarte con eso.

3.- Llévate un oficio, aunque tengas una profesión.

Son muchos los casos de venezolanos exitosos en todo el mundo. Si bien hay algunos ejerciendo su profesión de forma excelente, aunque no tengas estadísticas que avalan esto, creo que la mayoría se ha reinventando bien sea poniendo un negocio o sirviendo con un oficio como la panadería, la estética o la peluquería. Así que elige algo que quieras aprender, algo que te guste, o mejor, que te apasione. Si ya estás clara(o) con tu propósito de vida mejor aún. Aunque a veces hay que pausar un poco ese servicio mientras te estableces en el lugar.

4.- Ten siempre presente la visión de lo que quieres.

A veces, sobre todo al principio, puede ser que sea difícil adaptarse al nuevo lugar. La constante comparación con lo que se dejó, la añoranza de los afectos pueden hacerte sentir triste. Si bien es necesario vivir el duelo migratorio, en la medida en que enfocas tu atención en los objetivos que te planteaste para esa nueva vida, sentirás las fuerzas para continuar y persistir.

Quienes me conocen, saben que digo que soy más criolla que la arepa, aún cuando nací en otro país. Amo el lugar donde nací y también amo profundamente a Venezuela. Agradezco la valentía de mis padres, quienes dejando todo lo familiar salieron de Bolivia, sólo con el deseo de crear una vida nueva en un país al cual le habían dicho que era Tierra de Gracia. Sigo sintiéndome afortunada porque este país ha sido la cuna de todos mis sueños. Y aunque ahora esté viviendo grandes desafíos, sigue siendo una tierra que cobija a la gente más cálida, solidaria, alegre y resiliente que he conocido de los muchos países que he tenido la fortuna de recorrer a lo largo de mi vida.

Te digo esto para cerrar, porque deseo que te visualices en un tiempo sintiendo propio el lugar donde te encuentras haciendo esa nueva vida. Deseo que sientas profundo amor por la tierra que te vio nacer y también amor y gratitud por el lugar que ahora te esta dando la oportunidad de mejorar tus condiciones de vida.

Tú puedes crear tu final feliz

Para concluir y no repetir

¿Cómo superar el duelo por migración?

Autor: Carla Acebey de Sánchez

Mujer, esposa, madre y empresaria. Renacedora profesional, certificada para liderar seminarios del Proyecto Internacional de Autoestima y coach de autoestima, actualmente ejerce como consultora organizacional y facilitadora en talleres, seminarios a grupos y sesiones individuales.