Logo Carla Acebey de Sánchez

ARTÍCULOS

Tú mereces una vida rica. ¿La quieres?

¿Quieres tener una vida rica? La mereces!

Creo firmemente que hay ilimitada abundancia en el universo y cada uno de nosotros tiene el legítimo derecho de acceder a parte de ella. Y de eso se trata este escrito; de que recuerdes, descubras o reafirmes que tú mereces una vida abundante. De esta forma, podrás hacer tu parte para que logres lo que quieres.

Cuando miras al mundo ¿qué ves?

Te invito a que hagas los siguientes ejercicios. Ponte pie en frente a una montaña, ¿Cuál es el primer pensamiento que viene a propósito de lo que ves? ¿Qué sientes ante esa escena? Por otra parte, sal a la calle y observa algo que llame tu atención, ¿Qué es eso? Si en lugar de concentrarte en esa imagen, te centras en quien la está observando ¿Qué dice eso de ti?

Cuando prestas atención a tus ideas, podrás entender mejor tus resultados. Me explico un poco más. Si al mirar la montaña, ves la inmensidad y te das cuenta que Dios creó un mundo rico, vas por buen camino. Si por otra parte por ejemplo, te imaginas en la cantidad de animales peligrosos que pueden estar en ese lugar, tu experiencia sobre esa imagen será distinta. Y todo depende de una sola persona, tú.

En este mundo co-existe la abundancia y la escasez, la bondad y la maldad, las oportunidades y las puertas cerradas. Y con qué te conectes depende de tu nivel de consciencia y cuanto conozcas sobre las leyes que rigen el universo. Podrías pensar que la cantidad de dinero en tu cuenta es lo que define la calidad de tus vivencias. En mi experiencia no es así. Cuando me refiero al nivel de consciencia, hablo de tu sistema de creencias, emociones, palabras y acciones en torno a este tema. Y si consideraras que tus ideas son las que en buena medida crean tu realidad, quizás ahora puedes entender mejor tus resultados. En definitiva, para crear esa vida rica que mereces, es preciso que mejores la calidad de tus pensamientos.

¿Sabes qué es lo que mereces?

Otro aspecto importante referente a este tema viene de nuestra valía. Quién se sabe valiosa(o) no se conforma con cualquier cosa. Y aunque el punto de partida sea bajo, hará su esfuerzo para lograr lo que quiere. Es decir, aunque comience con pocos recursos económicos, si sabe de su ilimitada capacidad para generar ideas, la usará para crear cosas buenas. Lo mismo con respecto a una pareja. Si la relación no es buena, no se conformará con ésta. Bien sea que haga acuerdos para mejorarla o que termine la relación, sabe que merece algo mejor.

Si esencialmente te reconoces como alguien bueno y tu autoestima está fuerte, tendrás una sensación de certeza de que está bien para ti aspirar a más y querer una vida bonita.

Por otra parte, siendo que nuestra valía se fundamentó en nuestra infancia, hay pensamientos inconscientes que tienen un gran peso. Quizás al preguntarte si sabes lo que te mereces, responderías rápidamente: ¡lo mejor!. Sin embargo esa respuesta podría ser superficial. Más profundamente podría estar guardado el recuerdo de sentirte culpable por desear algo. O quizás puedas sentir que eres malo porque lo que tú deseas hay que quitárselo a otro. Ambas experiencias pueden venir de recuerdos de niños, que fueron manipulados por los padres o concluyeron esto por experiencias con sus hermanos.

Por esto, se requiere hacer un trabajo de investigación o auto-conocimiento para determinar cuales son realmente tus referencias en cuanto a tu merecimiento.

¿De qué hablan tus palabras?

Aún nos cuesta reconocer el poder que nos ha sido dado a través de las palabras. Usualmente no tenemos consciencia de ello. Y por eso, decimos que queremos abundancia o cosas buenas y pasamos la mayor parte de nuestro tiempo hablando de lo opuesto. Esta frase me parece muy contundente: “¿Quieres abundancia y plenitud? Entonces no hables de miseria y problemas”. Esto no significa que ignores los desafíos y obstáculos. Significa que tu enfoque en pensamiento, palabra y acción está en lo bueno y sobre todo en lo que quieres crear.

Nuevas posibilidades se abren para ti.

A estas alturas ya te habrás dado cuenta que este tema no sólo tiene que ver con dinero. Esta vida rica de la que hablo y que me gustaría experimentaras, tiene que ver con esa sensación de plenitud, de gratitud ante la vida y todos sus regalos. Tal vez una imagen que puede describir a lo que me refiero es la siguiente. Despertarse en la mañana, respirar profundo y agradecer ese nuevo tiempo que Dios te regala junto a todas las posibilidades que trae ese maravilloso día.

Hay mucho que aprender y cambiar para crear una vida rica. Lo maravilloso es que si decides, todo un mundo de nuevas y mejores posibilidades se abren para ti. Por mi parte, he hecho mi trabajo personal que me ha permitido ver manifestada la abundancia que Dios tiene para mi. Si quieres, puedes aprender conmigo. Sería para mi un placer tener la oportunidad de mostrarte todo lo que mereces.

Mereces una Vida Rica

Autor: Carla Acebey de Sánchez

Mujer, esposa, madre y empresaria. Renacedora profesional, certificada para liderar seminarios del Proyecto Internacional de Autoestima y coach de autoestima, actualmente ejerce como consultora organizacional y facilitadora en talleres, seminarios a grupos y sesiones individuales.