Logo Carla Acebey de Sánchez

ARTÍCULOS

¿Puedes sentir agradecimiento por el 2020?

Definitivamente este ha sido un año muy retador, que nos ha movido en muchas o todas las áreas de nuestra vida. Cerca del cierre de este 2020, ¿sientes agradecimiento al revisarlo? Cual sea que sea tu respuesta, este artículo te ayudará a mirar este año con otros ojos.

¡Que se vaya!

He oído a algunas personas diciendo que este año ha sido tan malo, que lo único que quieren es que acabe.  Es como si quisieran borrarlo del calendario y olvidar lo ocurrido en este ciclo.

Ciertamente, es difícil mirar con agrado y menos sentir agradecimiento por un período si éste nos ha significado dolor, cambios drásticos, crisis o pérdida. Y más aún si creemos que lo ocurrido no estaba en nuestras manos, como esta pandemia, que podría lucir como un evento del azar. Sin embargo, creo que en la vida nada se desperdicia y todo tiene un propósito.

Entonces me gustaría ayudarte a mirar cuáles han sido tus ganancias o mejoras este 2020. Creo que esta actitud es mucho más valiosa que hacer como las avestruces, que meten la cabeza en un hueco para esconderse. Porque la verdad es que no tenemos certeza si la situación cambiará pronto.

Tiempo para crecer.

Los niños siempre quieren estar jugando, es su naturaleza. Pero a veces, los adultos nos quedamos en esa etapa lúdica y queremos mantenernos siempre en ese estado de gozo y disfrute. No hay nada malo en eso. Excepto que la vida no es así. La vida está llena de momentos gratos que nos dan felicidad, pero también está llena de desafíos que son los que nos llevan a la evolución y al crecimiento.

Ambos tipos de momentos son necesarios en nuestra vida, los primeros para relajarnos y los segundos porque son lo que nos empujan a mejorar algo en nuestra vida. Definitivamente, el grueso del 2020 ha sido un año que nos ha obligado a cambiar y por tanto a crecer.

Sentir agradecimiento por todo.

Si lo mencionado anteriormente es cierto, entonces todo es necesario y por tanto debe ser motivo de agradecimiento.

Recuerdo un día que mi esposo llegó hace años de un casino, le gustaba apostar y ganaba con frecuencia. Entonces le pregunto: ¿ganaste hoy? y me responde: si, experiencia. Me pareció una forma muy sabia de ver esa situación: o ganaba dinero o ganaba experiencia pero siempre ganaba.  Mirar la vida de esta forma requiere de mucha sabiduría e inteligencia emocional. Pero es posible, de hecho, así es como experimento mi vida.

Sin embargo, la gratitud que tenemos arraigada es la que aprendimos de niños. Por ejemplo, cuando recibíamos un regalo, nos decían que debíamos dar las gracias. En mi criterio, es maravilloso sentir este tipo de agradecimiento, pero realmente no es ningún reto, es lo natural por recibir lo que quieres.

Si no aprendes y agradeces, se puede repetir la lección.

Hay una frase que he visto por allí que dice: la vida es tan buena maestra, que te repetirá la lección hasta que aprendas. Entonces este es un nuevo motivo para aprender las lecciones que te toquen vivir. Y por supuesto, luego de aprenderlas y mirar hacia atrás, se tiene todo el panorama completo que claramente nos lleva a sentir agradecimiento.

Entonces, ahora te invito a que hagas un pequeño alto en tu lectura y te preguntes: Si parte de lo que he vivido en este 2020 era una lección que debía aprender, ¿Cuál lección sería esa?.

Otra sabia frase que me encanta es: Le pides a Dios que cambie una situación, sin saber que es Dios quien puso esa situación para que tu cambies. Si esto fuese cierto, entonces cuál crees que es el cambio que tu Ser Superior quería que hicieras?

Puede ser que estas respuestas no lleguen tan fácilmente, pero creo que bien vale que le dediques tiempo a estas profundas preguntas, porque sus respuestas pueden mostrarte muchas cosas interesantes de ti.

Una muestra de una persona en agradecimiento.

Hice un alto en la escritura de este artículo porque tenía una consulta que atender. Y fue una hermosa sincronía. Es una querida cliente que ha tenido un año lleno de desafíos. Sin embargo hoy cuando se veía y revisaba, decía que finalmente se siente sostenida por Dios pues con todo y los movimientos, todo lo que ha necesitado ha llegado. Además ha dejado de castigarse tan duramente por sus resultados y de buscar la aprobación de afuera. En definitiva, se siente en paz consigo, cosa que no sentía desde hace un buen tiempo. Aún no ha superado sus desafíos financieros, pero no tengo duda de que lo logrará. Porque la forma de cómo hablaba sobre su proceso, el agradecimiento que siente hacia sus aprendizajes y la claridad de que en sus manos está su porvenir, me hace saber que ha hecho su parte. Es una mujer por una parte empoderada y por otra confiada en que esas Inteligencia Infinita la está sosteniendo y llevando a donde debe estar.

Aún quedan días de este 2020 y también lo puedes hacer a inicios del Año Nuevo. Aprovecha este tiempo y dedícalo para la revisión, introspección y evaluación de ti y del maravilloso ser en el que te estás convirtiendo (bueno, espero que así lo sientas). Recuerda, no tienes que hacer este trabajo sola(o), si requieres ayuda, somos muchas las personas que tenemos la experiencia para apoyarte, hasta que puedas llegar a la sabiduría y el agradecimiento.

Si no eres feliz, tú tienes que cambiar

Antes de concluir para no repetir

Manifestar el romance en tu vida

Autor: Carla Acebey de Sánchez

Mujer, esposa, madre y empresaria. Renacedora profesional, certificada para liderar seminarios del Proyecto Internacional de Autoestima y coach de autoestima, actualmente ejerce como consultora organizacional y facilitadora en talleres, seminarios a grupos y sesiones individuales.