Logo Carla Acebey de Sánchez

ARTÍCULOS

Renacimiento, una nueva oportunidad

Vivir mejor

 

María Carolina Sánchez
marykarols@gmail.com
Agradecimientos: Carla Acebey de Sánchez (www.apoyandoteacrecer.com)

Nunca es tarde para comenzar de nuevo. La existencia se fundamenta en el aquí y el ahora, no en los traumas del pasado o las desventuras aparentes del presente. La culpa, el rencor, el miedo y los prejuicios, si bien pueden haberse alimentado de situaciones y experiencias pasadas, se deben modificar para dibujar un nuevo panorama, que a la larga permite ver una realidad existente, pero muchas veces invisible. El renacimiento es una técnica basada en respiraciones, que permite procesar emociones y transformar pensamientos, con el objetivo de hacer cambios internos para conseguir los resultados externos esperados, según afirma Carla Acebey, renacedora profesional y coach de autoestima. En un ciclo de 10 sesiones, es posible llevar al ámbito consciente hábitos, actitudes y patrones, para modificarlos de manera positiva.

Fundamentos y dimensiones

Las experiencias vividas desde el momento de la concepción hasta los primeros siete años de vida definen a la persona; según la experta, son determinantes en lo que ella cree de sí misma y del mundo que la rodea, por lo que la terapia profundiza en ese periodo, sin necesidad de realizar una regresión. La técnica del renacimiento involucra todas las dimensiones del ser humano; la física, a través de la respiración, la emocional, con el procesamiento de sentimientos, la mental, por la modificación del sistema de creencias, y la espiritual, un área sutil, pero muy importante.

“Un renacedor profesional, te ayuda a conseguir lo que llamamos la mentira personal, el pensamiento más negativo que tienes de ti misma y que más te ha afectado en tu vida. Al transformarlo, son impresionantes los cambios que ocurren” – afirma Acebey.

Este aspecto está relacionado con pensamientos o palabras que bloquean a la persona y no la dejan actuar, porque se encuentran anclados en el subconsciente, y se sienten como una verdad absoluta.

Voluntad de cambio

Una vez que se toma la decisión, no es necesario un entrenamiento previo; simplemente, el renacedor va brindando la información y ejercicios pertinentes a medida que se hace necesario. El mayor incentivo es el deseo de tener una mejor vida, eso es lo que define el momento más adecuado para adentrarse en este proceso. Antes de intentarlo, vale la pena iniciar una profunda reflexión y preguntarse si se están viendo resultados distintos a los objetivos planteados, si ellos brindan felicidad, y si existen situaciones desagradables que se repiten una y otra vez; de ser afirmativas las respuestas, se puede decir que es un buen momento para iniciar el trabajo, según afirma la terapeuta. Cualquier persona puede aprovechar la técnica, incluso si se encuentra bajo tratamiento psicológico o psiquiátrico; en estos casos, el renacedor puede coordinar determinados aspectos con el médico tratante, para obtener los mejores resultados.

Valor y compromiso

La colaboración de la persona tratada aporta un 100% a la efectividad del proceso; el terapeuta es un facilitador, pero es la constancia y disciplina que se mantenga con las actividades adicionales, asignadas para su realización fuera de la sesión, lo que hace la diferencia; esto abarca el trabajo con afirmaciones o cartas de perdón, además de la entrega de corazón al trabajo realizado. Cabe destacar en este punto que las afirmaciones son un apoyo muy valioso para realizar los cambios esperados.

La elección del terapeuta debe ser bien estudiada, la recomendación es que sea un renacedor profesional, con quien se sienta empatía y confianza; esto va a contribuir a que los resultados se manifiesten más rápido. La labor de estas personas radica en acompañar y apoyar a sus clientes, para que encuentren sus propias respuestas; a lo largo de su entrenamiento, ellos han desarrollado compasión y deseo de servicio, para lograr ser parte importante en los procesos de crecimiento personal.

Anécdotas vivenciales

La terapeuta afirma que con su trabajo ha podido ver cambios importantes en sus clientes, incluso en personas que en un principio no los logran apreciar. “Recuerdo el caso de una persona que vino porque no se sentía satisfecha con el trabajo que estaba haciendo. Durante el ciclo, se dio cuenta de que gran parte de su vida estuvo dedicada a complacer a otros (sus padres), y que se había perdido en el camino, puesto que ya no estaba clara con lo que realmente quería hacer con su vida laboral; estaba confundida en cuanto a sus talentos y había perdido el entusiasmo por el trabajo. Fue maravilloso observar cómo logró encontrarse con lo que realmente deseaba hacer y organizar su plan de vida, para hacer los cambios que le permitieran lograr sus sueños redescubiertos”, comenta Acebey. Una vez que finalizó la terapia, esta persona renunció a un trabajo que no la hacía feliz, encontró lo que la apasionaba en el ámbito laboral, y ahora se encuentra construyendo ese proyecto profesional. Igualmente, esta herramienta es de gran efectividad en las situaciones de pareja, para aquellas personas que desean encontrar alguna, o se encuentran en un conflicto importante en este aspecto.

Ciclos reveladores

La terapia consta de 10 sesiones, y es preciso realizarlos en su totalidad para comenzar a apreciar los resultados tangibles. Cada encuentro tiene una duración aproximada de una hora a hora y media. Posteriormente, es posible realizar la cantidad de ciclos que se deseen, cada vez que se presente alguna situación en la vida que lo amerite; no existen límites en este sentido, ni una cantidad mínima o máxima de renacimientos recomendados, es un apoyo en cada paso importante que se desee dar. Es muy importante entender que la técnica tiene un objetivo y una duración; no se pretende que dependa del renacedor, y por esto, Acebey aclara que cada vez que se decida realizar, es importante que se elija a un nuevo terapeuta.

Autor: Carla Acebey de Sánchez

Mujer, esposa, madre y empresaria. Renacedora profesional, certificada para liderar seminarios del Proyecto Internacional de Autoestima y coach de autoestima, actualmente ejerce como consultora organizacional y facilitadora en talleres, seminarios a grupos y sesiones individuales.