Logo Carla Acebey de Sánchez

ARTÍCULOS

Cuando criticas dañas. Mejor haz un reconocimiento

 

Recientemente Mariangel Ruiz y yo hicimos varios videos para nuestras redes. Uno de ellos abordaba el tema de que cuando criticas lastimas. La crítica es dañina para cualquier persona y más aún si lo hacemos con nuestros hijos. A partir de esa publicación hubo muchos comentarios. Por esto decidí profundizar más sobre este tema.

Es importante saber que cuando criticas, tu enfoque está en aquello que no te gusta de la persona y de hecho le estas poniendo tu energía a eso, es decir lo refuerzas. Puede ser que producto de la frustración, esa crítica sea una especie de alivio. Sin embargo, si queremos producir un cambio positivo en la conducta inapropiada de alguien, es preciso encontrar una forma más constructiva de abordar la situación.

El otro extremo de la crítica, se llama reconocimiento, donde pones tu atención y destacas aquello que te gusta. No es sólo un proceso mental, sino que lo expresas verbalmente.

¿Qué puedes aprender del reconocimiento?

Soy líder del Proyecto Internacional de Autoestima (PIA), un modelo que fortalece nuestro sentido de valía y lo hace también con quienes interactuamos. En este Proyecto hay un camino dedicado a este tema, se llama la Ruta del Reconocimiento. En este, habla de la importancia de hacer que nuestra mente se enfoque en lo bueno de las personas. Su creador, Bob Mandel, dice: “No se debería subestimar el poder que tiene el reconocimiento, tanto para el que lo brinda como para el que lo recibe, puesto que la energía que se intercambia en la demostración honesta del aprecio público o privado es sanadora, vivificante y enaltecedora…. Cuando ofreces reconocimiento a otros, se liberan endorfinas en tu torrente sanguíneo, haciendo que circule una energía amorosa, saludable de pies a cabeza. Las células de tu cuerpo sonríen al unísono”.

Así, el gran regalo del reconocimiento es que no sólo beneficia a quien lo recibe. También hay ganancia para quien extiende esas palabras positivas.

Para crear cambios, sustituye críticas por reconocimiento

¿Quieres cambios en tus seres queridos? Es más efectivo, si usas palabras de reconocimiento antes de enfocarte en lo que quieres que mejore. Si deseas hacer un reclamo, puedes decirlo, pero cuando sustentas tu observación o queja sobre lo bueno de la otra persona, la reacción no es la defensa, sino que oye con interés la expresión de quien lo aprecia. Por ejemplo, si buscas que tu hijo sea más ordenado en su cuarto, la forma usual es que una y otra vez le digas: ¡que desordenado eres! Así refuerzas una y otra vez lo que no quieres que haga. De acuerdo a esta propuesta, te sugiero que digas algo como: Me encanta lo inteligente que eres ¿sabes que si ordenas todo en su lugar desde el principio, tendrás más tiempo libre para ti?

Requiere tiempo y disciplina desarrollar un lenguaje positivo, amoroso y gerenciar la mente para concentrarse en ver las virtudes.  Pero bien lo vale, porque tu corazón se llena de bondad, de gentileza y eres más feliz mirando lo bueno. Finalmente tu mayor regalo es que el resultado de la expresión de tu amor son relaciones pacíficas y fluidas. En mi caso, desarrollar un lenguaje de reconocimiento y expresar mi amor por las personas ha transformado mi mundo, así que… ¡inténtalo!

¿Cómo hacer un reconocimiento a alguien?

1.- Piensa en todas las cosas buenas que puedes decirle.

2.- Asegúrate de mirarle a los ojos mientras te expresas.

3.- Incluye en tu vocabulario frases como: algo que me gusta de ti es… o lo que valoro de ti es. También puedes decir: una cosa que agradezco acerca de ti es… o jamás olvidaré que tu…

4.- Mientras te acostumbras a hacer esto habitualmente, haz una compromiso contigo de hacer reconocimientos diarios. Con tus hijos, puedes hacer un juego donde uno a la vez le hace un reconocimiento a otro miembro de la familia. Todos participan.

Mientras te expresas, percibe cómo se siente tu cuerpo. Evita caer en la tentación de esperar que la otra persona te responda igual.

Nota: Si estás interesado en conocer más sobre este modelo, te recomiendo el libro Maximízate, 10 caminos para lograr todo tu potencial de Bob Mandel.

 

Autor: Carla Acebey de Sánchez

Mujer, esposa, madre y empresaria. Renacedora profesional, certificada para liderar seminarios del Proyecto Internacional de Autoestima y coach de autoestima, actualmente ejerce como consultora organizacional y facilitadora en talleres, seminarios a grupos y sesiones individuales.