Logo Carla Acebey de Sánchez

ARTÍCULOS

Las nubes y la consciencia.

Recientemente he tenido que viajar mucho en avión y cada vez que veo desde las alturas, el paisaje hacia abajo es distinto. A veces, hay una espesa capa de nubes, que no permite ver absolutamente nada de la tierra, mientras que en otras oportunidades las nubes son como motas de algodón que dejan entrever algunos paisajes y finalmente, hay otras veces donde prácticamente no hay nubes y está tan claro el cielo que se puede observar toda la tierra desde arriba.

Observando una y otra vez desde lo alto, he pensado en la consciencia y la he comparado con las nubes. Espero poder hacerme entender. Cuando nos ocurre alguna experiencia-sobre todo si es dolorosa- la primera tentación es culpar al otro de lo ocurrido, enfocarnos en sus fallas, en lo que “nos hizo” y nuestro ego -que necesita tener la razón- nos hace ver al otro como el malo del cuento y a nosotros como víctimas del suceso. Desde allí podemos pasar días, meses e incluso años, contando a otros y convenciéndonos a nosotros mismos que así ocurrieron las cosas. En este caso, comparo a la situación con el cielo lleno de densas nubes, no podemos ver más allá de nuestra propia idea de cómo fueron las cosas.

El otro caso, sería (y sé que representa una mayor reto) ver los acontecimientos bajo otra luz y en lugar de ceder al deseo de creer que el otro es malo y tu el bueno, pues ver la responsabilidad de cada uno sobre lo sucedido. Personalmente para mi ha sido un entrenamiento disciplinado hasta poder vivir todo lo que me ocurre bajo esta premisa. Una pregunta que en principio me costaba mucho responder es: ¿por qué yo atraje esta situación a mi vida? Y otra también muy valiosa aunque no guste es ¿cuál es mi aprendizaje de esta situación?

A esto es lo que yo llamo consciencia, que nos permite mirar más claramente la situación, sin tantas nubes que tapen el escenario y que nos permita, no sentirnos culpables, pero si partícipes y co-responsables de lo que nos esté ocurriendo. Por ejemplo, si has sido engañada por tres personas distintas en diferentes oportunidades de tu vida, ¿qué te dice eso?: ¿ya no se puede confiar en la gente? O ¿algo estoy haciendo mal en las relaciones que una y otra vez genero situaciones de engaño en mi vida?

Cuando miras con ojos de consciencia tus experiencias, puede ser que en principio no sea agradable porque es más cómodo sentirnos víctimas (aunque suene feo decirlo, si miras profundamente dentro de ti, sabes que digo la verdad), sin embargo el gran regalo es que al hacernos responsables, tenemos la posibilidad de aprender de lo vivido y así transformarnos, cambiar para vivir situaciones más edificantes, felices y enriquecedoras.

Si intentas mirar los eventos de tu vida con más consciencia y te es difícil entender patrones y responsabilidades, no dudes en buscar ayuda. Una tercera persona (preferiblemente un terapeuta) como no está metido en tus emociones, puede ayudarte a ver con más claridad, tu contribución a tus experiencias.

El gran regalo de la consciencia es que con ella construyes tu mundo de manera más feliz. Así que vamos, te invito a mirar tu vida con otros ojos. Tú si puedes!!

Información de nuestro próximo evento CONVIVENCIA Renaciendo en tu propia vida.

Autor: Carla Acebey de Sánchez

Mujer, esposa, madre y empresaria. Renacedora profesional, certificada para liderar seminarios del Proyecto Internacional de Autoestima y coach de autoestima, actualmente ejerce como consultora organizacional y facilitadora en talleres, seminarios a grupos y sesiones individuales.